5 diferencias hay entre unión libre y matrimonio.

El miedo a los compromisos y responsabilidades en jóvenes del siglo XXI o milenials, es un fenómeno que han registrado los medios de comunicación de todo el mundo y en nuestro entorno El Tiempo, El Financiero y Canal 13 entre otros.

Después de varios análisis y estudios encontraron que en general los milenials prefieren realizarse intelectual y personalmente en un espacio de privacidad sin ataduras de ninguna clase y compartir el espacio basándose más en la atracción física y sexual. Por eso 5 de cada 10 milenials optan por la unión libre, según El Financiero, debido a que pueden destinar su tiempo en estudios, hobbies y ocios de su preferencia, sin sentir coartada su libertad. Algunos críticos de estas relaciones opinan que son relaciones egoístas y sin ninguna complementación de la pareja. Por otro lado también Caracol Radio publicó recientemente un artículo sobre un estudio muy profundo que realizó la Universidad de Denver, Colorado, el cual demostró que estas uniones fracasaban con mayor frecuencia, debido a la falta de responsabilidades  y falta de un proyecto de vida en común.

Nos llamó la atención destacar algunas de las diferencias más importantes entre la unión libre o unión marital de hecho y el matrimonio.

Si bien en ambos casos se unen para vivir juntos, el matrimonio, fuera de todo aspecto religioso, es un contrato solemne a cuyos pactantes se les llama esposos, mientras que la unión marital de hecho es una comunidad de vida a cuyos convivientes se les llama compañeros permanentes.

El matrimonio, como contrato, existe desde el momento en que los contrayentes se aceptan y reconocen como esposos dando su consentimiento. Por otro lado, la sociedad de hecho solo se consolida con el tiempo de convivencia: 2 años o más. Adicionalmente, el matrimonio trae consigo nuevas calidades en el Registro Civil donde figurarán como casados. En la unión libre la persona se concibe solo dentro de una unión marital de hecho.

Sin embargo estas diferencias no excluyen los derechos y deberes propios de una convivencia en común, como el respeto en el trato y los derivados de la cultura general.

Tanto del matrimonio como de la unión marital de hecho, surgen patrimonios de sociedades distintos. En el matrimonio, una vez celebrado, surge la sociedad conyugal conformada por los bienes de los dos esposos y en la unión marital de hecho surge una sociedad patrimonial que se declara una vez las personas hayan convivido más de 2 años.

Finalmente la última diferencia para que la tengan en cuenta los jóvenes milenials y los que no lo son tanto a la hora de decidir si vivir juntos o de casarse, radica sobre la terminación de cada una de estas uniones civiles. El matrimonio solo podrá extinguirse o disolverse a través  de juez o notario el cual declara el divorcio, mientras que en la unión marital de hecho bastará con que uno de los compañeros decida no continuar en la relación.

Tengan en cuenta estas 5 pequeñas y grandes diferencias y para más información no olviden preguntarnos en: http://soportejuridico.com/contacto