Asamblea en la propiedad horizontal.

Generalmente estas Asambleas se realizan en los meses de Marzo o Abril de cada año. Como gran parte de los habitantes de Bogotá viven en conjuntos de propiedad horizontal nos  parece interesante resaltar algunos puntos  que son importantes al desarrollar estas Asambleas de Copropietarios, para que no puedan ser impugnadas posteriormente, para que se realicen en tranquilidad y sirvan para el buen funcionamiento de la propiedad y el bienestar de todos sus habitantes.

La ley 675/01 contiene lo pertinente al desarrollo de estas reuniones y fija claramente los derechos y deberes de los copropietarios  por lo que es conveniente tenerla en cuenta en el proceso de organización de las Asambleas, ya sean Ordinarias o Extraordinarias.

El Reglamento de la Copropiedad debe fijar las normas y reglas particulares que rigen la  Asamblea como, por ejemplo, si permite que un arrendatario pueda representar a un propietario o qué porcentaje del quórum es necesario para que las decisiones de la Asamblea sean válidas, también debe fijar las multas a que se hacen acreedores quienes no asistan o no se hagan representar.

Las decisiones generales en cambio, que se tomen en la Asamblea Ordinaria o Extraordinaria, estarán soportadas por la normatividad  actual como la Ley 675 de 2.001,  Decreto Ley 356 de 1.994, el Código de policía, Acuerdo 470 de 2.001 y normas NTC 5926-1 y NTC 5926-2,Decreto 1072 de 2.015, Decreto 2706 de 2.012, el Reglamento y el Manual de Convivencia. Esas decisiones  son de obligatorio cumplimiento por todos los integrantes de la propiedad sea que hayan votado negativamente o no haya asistido o no se hayan hecho representar  en la misma. También son obligatorias para el Administrador, el Fiscal y los miembros del Consejo de Administración porque la Asamblea es la máxima autoridad de la Copropiedad, pero para ser válidas deben tomarse cuando hay quórum suficiente y deben ser votadas por la mayoría  señalada en el Reglamento.

La Asamblea de Copropietarios es la encargada de nombrar o remover al Administrador, al Revisor Fiscal y fijar sus salarios u honorarios, según el caso.

Elige a los miembros del Consejo de Administración y a los miembros del Comité de Convivencia que se deben reunir periódicamente y dejar constancia de sus deliberaciones en las Actas respectivas.

Revisa y aprueba o no, los informes presentados por la Administración y el Revisor Fiscal sobre los Aspectos Legales,  Administrativos o Financieros que se ponen a su consideración. Entre ellos la contabilidad, el recaudo obtenido y la lista de propietarios morosos, el monto de sus deudas con corte al 31 de Diciembre del año anterior y obviamente los presupuestos cumplidos del año pasado y el presupuesto sugerido para la vigencia actual. Allí se deben detallar todos los gastos previstos y una partida especial para imprevistos de lo cual surge el monto de las cuotas económicas que le corresponden a cada copropietario de acuerdo al coeficiente porcentual de su copropiedad. Ese coeficiente también es el que se tiene en cuenta al momento del voto para aprobar o no cada rubro del presupuesto pero todos los propietarios tienen derecho a voz y voto sin restricción ninguna.

Si la Asamblea no puede sesionar por falta de quórum se debe fijar una nueva fecha para la segunda convocatoria no posterior a 15 dias de la primera y en ella harán quórum un número plural de copropietarios cualquiera que sea el coeficiente representado.