Beneficios y requisitos de las PYMES

Cuando hablamos de esta  sigla hacemos referencia a la modalidad de negocios que se  agrupa o clasifica jurídica y económicamente como  pequeños y medianos empresarios. Hablamos entonces de una  denominación que designa  a todos aquellos modelos de negocio  que  cumplen con las especificaciones de  la ley 590 del 2000 como regla y que  define este tipo de  modelo de negocios.  Debemos antes de ver los requisitos más importantes y algunos beneficios que tienen los micro, pequeños y medianos empresarios en el país, definir  cuáles son  las  micro, pequeñas y medianas empresas.

Con base en el artículo segundo de la ley 590 del 2000, articulado que aún hoy sigue vigente, primero  por micro empresa  la ley se refiere a aquellos negocios cuya planta de personal no supera los 10  trabajadores y que tiene activos totales por un valor inferior de  501 salarios mínimos mensuales legales. Segundo,  pequeña empresa es aquella que ocupa   entre 11 a 50 trabajadores  y sus activos son entre 501 y 5001   salarios mínimos legales vigentes.  Finalmente por mediana empresa  hacemos referencia a una planta de personal entre 51  y 200 trabajadores o que sus activos totales radiquen entre un valor de 5001  y 15000 salarios mínimos mensuales vigentes.

Actualmente el gobierno  apoya la iniciativa privada y el  emprendimiento joven en el país,  pues este representa un porcentaje  importante del Producto Interno Bruto  llegando  alrededor de un 40%.  Este es  un porcentaje alto,  pues  constituye el 35% de la producción del país y  un 65% del empleo en Colombia.

Es por medio del  Decreto Único  Reglamentario 3022 de 2013 , que las PYMES están obligadas a seguir una serie de lineamientos contables  y jurídicos para desarrollar su actividad comercial con total  tranquilidad.

El Gobierno Nacional dispuso,  a través de alianzas público-privadas,  un ramo de  fondos e instituciones para la asesoría y financiamiento de los negocios de  los emprendedores. Algunas  de estas instituciones que pueden ayudar  son: FOMIPYME (Fondo para el desarrollo y modernización de PYMES), el programa de ACOPI y FINDITER para incentivar las inversiones en el mediano y pequeño empresario, FONADE para promover el desarrollo integral de las pequeñas y medianas empresas  y el empleo regional y  por último  cuentan con líneas de crédito especiales  que ofrece la banca privada.

 Junto a estas ayudas,  las PYMES en la medida en que se formalicen, es decir  constituyan su sociedad comercial mediante la inscripción de la  escritura pública   o del documento privado en la Cámara de Comercio del lugar de constitución o domicilio de la sociedad,  atraerán otros beneficios. Es la ley  1429 de 2010, por medio de la cual  se regula la forma de apoyar técnica y financieramente a los pequeños y medianos empresarios,  la que les otorga  beneficios en cuestión de impuestos .

Por ejemplo, un importante beneficio es el de la progresividad  en el pago del impuesto sobre la renta,  reglamentado en  el artículo 4 de esta misma ley,  que dice:

Las PYMES gozarán durante los dos primeros años de funcionamiento  gratuidad  total sobre este tributo;  a partir del tercer año de actividades el cobro será el 25% de la tarifa (34%)  general del impuesto de renta, aplicable naturalmente sobre sus rentas; para el cuarto año el pago del impuesto de renta será del 50%  de la tarifa general del impuesto de renta ; para el quinto año de operaciones   el pago será del 75 % de la tarifa general  y es a partir del sexto año  que comenzarán a pagar el impuesto de renta por la totalidad de la tarifa general del impuesto, que  como se mencionó anteriormente, es del 34% .

Adicionalmente, si  su emprendimiento recibe algún tipo de dividendo o participación, proveniente de sociedades comerciales extranjeras o personas naturales no residentes en el país,  se  cobrará un impuesto del 5% por concepto de dividendos y participaciones, según lo establecido en el artículo 7 de la ley 1819 de 2016.

Es a través de lo establecido por el régimen especial de sociedades comerciales o   por medio del régimen  tradicional de sociedades comerciales  del Código de Comercio  que deben constituirse  y formalizarse  las empresas en el país,  teniendo en cuenta el tipo de sociedad  comercial que se  desea. A ello se deben ceñir las pequeñas y medianas empresas, cumpliendo además sus deberes tributarios y así acceder al conjunto de beneficios diseñados para impulsar la creación de empresas y puestos de trabajo en nuestro país.

 

Para mas informacion contactenos en: http://soportejuridico.com/contacto

 

Articulos que pueden ser de su interes: