El contrato de factoring.

Cuando  se hace referencia a esta clase de contratos referimos a una variedad   de  convenios comerciales. Este tipo de contratos han adquirido en los últimos años  gran relevancia debido a las nuevas prácticas mercantiles, nuevos esquemas  negóciales y nuevas dinámicas  comerciales.

Este tipo de estructuras  contractuales provienen del  common law. El factoring, como lo afirma Arturo Sanabria Gomez,   ha tenido gran dificultad  para su implementación en nuestro país  debido a que es  un contrato atípico. Este tipo de contratos se caracteriza porque  brinda al comerciante  una mayor operatividad en el mercado.   Adicionalmente,  el factoring  le permite reunir al comerciante una serie de  mecanismos que tienen como objeto principal la implementación de estrategias comerciales que le permiten ganar posicionamiento y ventajas competitivas.  De ese objeto principal   emergen  obligaciones accesorias que están al servicio de el fin estratégico comercial que  quiere adquirir el comerciante.  ¿ Cómo y para qué sirven este tipo de contratos?

Los contratos de factoring  tienen una variedad  de utilidades  pues pueden desde desarrollar el financiamiento de una operación  hasta determinar la forma de incidencia de una compañía en un mercado determinado. Este contrato se implemento durante la edad media  y adquirio gran desarrollo  durante el periodo de la Conquista de America. Durante estos periodos  los comerciantes  se asentaban en nuevos territorios con el fin de  fundar mercados, a esta práctica se le denomino colonial factoring. Esta práctica permitió que se   generaran   aperturas de nuevos mercados. 

Hoy en día el factoring opera al servicio de los objetivos del comerciante  pues las operaciones que se hacen por medio de este contrato se ajustan a las necesidades e intereses de los agentes de los mercados  modelando su estructura a los requerimientos que la compañía solicité.

Se hace necesario precisar que el factoring es  el contrato que surge como respuesta a la necesidad del comerciante para que reciba  asistencia técnica en temas de marketing y de financiamiento.  Principalmente  son parte de este tipo de contratos aquellos que pertenecen a los servicios de financiamiento, a los servicios de administración o de gestión,  a los de funciones de garantía, entre otros. Los cuales se pueden agrupar en tres clases: segun las condiciones en las que se desarrolla la financiación de la operación, según el área geográfica de incidencia del contrato  y  según la asunción de riesgos.

Principalmente tenemos que  hacer referencia  al llamado  credit cash factoring o factoring con financiación.  Este tipo de contratos está compuesto por  2  partes : El factorado compañía que solicita  el factoring financiero y se dedica a otro tipo de actividades comerciales, el  factor  quien presta los servicios  en este caso de factoring  financiero. Este contrato es concebido  como   un contrato de financiamiento  mediante el cual   al factor se le  transfiere un crédito y  El factorado  por su parte paga los créditos cedidos. El factor obtiene el pago anticipado de los créditos antes del vencimiento de las facturas. La compañía factorada  a parte de la comisión que se le paga por los servicios financieros y recibe a cambio el pago de un interés.

En segundo lugar tenemos el factoring según  el área geográfica  e incidencia del contrato.  Teniendo en cuenta el intercambio comercial entre dos compañías domiciliadas en lugares distintos  o sobre la base de operaciones donde intervienen agentes de distintos mercados, en este tipo de factoring encontramos el factoring de exportación.

  Actividad contractual por medio de la cual la sociedad de factoring  adquiere facturas o créditos de las compañías  factoradas de su misma nacionalidad y con operación en el mismo país  las cuales serán  cobradas a compradores extranjeros con quienes la compañía factorada ha celebrado contratos de compraventa  por medio de los cuales  ha enviado mercancías a esos lugares. Este tipo de operaciones se hace mediante la técnica de forfetizacion   que consiste  en que una entidad financiera  del país exportador compra las facturas o letras de cambio  aceptadas por el importador avalado por otra entidad del país importador que respalde la solvencia de las mismas.

Finalmente el último tipo de factoring es aquel que  se encarga de  la asunción del riesgos de solvencia.   Existe entonces en esta clasificación el  factoring con y  sin recursos. El factoring con recursos  se ocupa del riesgo de insolvencia del deudor que está en cabeza del factor , es decir, de la compañía  que solicita los servicios del factoring. La compañía de factoring recibe por adelantado  el pago del crédito y es esta la que se encarga de que el empresario deudor rembolce el  dinero no pagado  a la compañía factor. Por otro lado el factoring sin recurso, es un contrato por medio del cual el riesgo del no pago esta en cabeza del factor y la compañía de factoring se obliga a pagar al empresario ese crédito cedido  en caso en que el cliente no lo pague.

 

Par más información sobre este tema consúltenos en:  soportejuridico.com