El origen de las leyes

El trámite legislativo  es un proceso  que consta de  distintas fases que deben ser agotadas en el Congreso de la República, las cuales son: fases pre-parlamentarias, fase parlamentaria y una fase post parlamentaria. Después de surtir estas  etapas,  los proyectos de ley surgen  como  Leyes de Estado.  Cuando una ley  surge  sin cumplir algún requisito de las etapas anteriores, la norma  se encontrará viciada  y será objeto del control  que le corresponde a la Corte Constitucional y/o  al ciudadano. He aquí  las fases  que debe agotar todo proyecto.

El  proyecto de ley  comienza  con la redacción del documento como propuesta de ley, que se presenta ante el gobierno,  documento  que debe  contener las siguientes partes:

  1. Título
  2. Encabezamiento
  3. Parte dispositiva
  4. Exposición de motivos

Todo proyecto de ley  es manifestación de la iniciativa legislativa, que es la puesta en práctica de la democracia participativa. Una  vez planteado  el proyecto,  entra a un conjunto de debates que son parte de  la fase parlamentaria y terminan radicando el proyecto de ley ante el Congreso de la República. Cuando ya  está radicado,   deberá ser discutido   y aprobado  en 4 ocasiones, 2  veces en el Senado  y 2 en la Cámara de Representantes.  Su aprobación dependerá de la votación  que se dé, en cada uno de los debates. Esta fase del  proceso legislativo  se divide en varias etapas, la  etapa preliminar, etapa pre-deliberativa, etapa deliberativa y etapa decisoria.

Etapa preliminar.

Se desarrolla en la Secretaria General de la Corporación en donde se radicó el proyecto. Esto lo puede hacer un partido político, una entidad  administrativa, los ministerios o  un número plural de ciudadanos equivalente al 5% del censo electoral,  entre otros.  No todos los proyectos de ley se presentan ante la Secretaria General, pues algunos que tocan temas como tributos  o presupuestos, deben  necesariamente iniciar su trámite en la Cámara de Representantes o el Senado de la República.   Esta etapa termina con la clasificación y radicación  del proyecto asignándole un número, su publicación en la Gaceta del Congreso y  el presidente de la corporación  realiza el respectivo reparto, teniendo en cuenta la Ley 3 de 1992.

Etapa pre- deliberativa.

En este momento del proceso   se  deben agotar un determinado  trámite  en la Comisión  y otro en la Plenaria respectivamente.   Se seleccionará, por parte del Presidente de la Comisión o la Junta Directiva, al ponente y se establece un plazo para que  exponga el proyecto de ley  y  redacte la ponencia. Una vez redactada, esta es publicada y se  incorpora al orden del día,  para su discusión y votación en la Plenaria.

 

Etapa deliberativa.

En esta instancia  el Presidente de Comisión abre el debate,  el cual termina con una votación general.  Allí se generan en realidad  dos debates: uno sobre la proposición del proyecto  y otro sobre las disposiciones  que contiene el documento ley  y las enmiendas que deban realizársele. El proyecto de Ley pasa  entonces a la Plenaria del Senado,  en donde son los mismos proponentes  quienes son escuchados  en defensa de su propuesta.

Etapa decisoria.

Se entra a la última parte o la etapa decisoria. Esta etapa   se desarrolla en el segundo debate de la Comisión y también en el segundo de la Plenaria. En cada una de esas corporaciones  debe darse el respectivo quórum decisorio o sea  un número mínimo de congresistas en la plenaria,  lo mismo que un  número mínimo de  integrantes  en la comisión,  para  poder proceder con la votación de deliberación. Dichas votaciones deben ser nominales y públicas, excepto en los casos que regule la ley. El Presidente  de la Comisión o de la Plenaria del Senado dará lugar a la votación   la cual, una vez finalizada, debe coincidir con el número de miembros presentes en cada una de estas corporaciones y para ser aprobado se requieren  las mayorías o sea  la mitad más uno de los congresistas.

 En la Plenaria  del Congreso, una vez aprobado el proyecto, se elegirán  congresistas para que elaboren el informe final de la ponencia. Agotadas todas las anteriores  etapas, el proyecto de ley se dirige  a la Presidencia de La Republica para que  el  Presidente   proceda  a su  respectiva  sanción y promulgación u objete el proyecto por  vicios de inconstitucionalidad  o inconveniencia . Una vez sancionado y publicado en el Diario Oficial el proyecto se convierte en Ley de la República.