El impuesto de timbre.

Este impuesto recae  sobre los documentos públicos y privados  y  los títulos valores que se otorguen o acepten en el país o que se otorguen fuera del país, pero que se ejecuten en el territorio nacional, en los términos que impone  la Constitución  y la Ley. El impuesto de timbre  del Estado  se  cobra para distintos trámites legales que generalmente  impliquen  la constitución, existencia, modificación o extinción de una obligación. El impuesto se grava en cabeza del destinatario, es decir, quien celebra un acto o negocio jurídico, de esta manera se  manifiesta el carácter subjetivo de este impuesto. En este sentido nos preguntamos: ¿Qué requisitos debe tener un documento para que quien  lo presente esté obligado al pago de este impuesto?, ¿Quiénes están obligados a pagar este tipo de gravámenes estatales? ¿Ante cual organismo se debe pagar esta carga? ¿Cuánto cuesta? y finalmente ¿Es obligatorio? 

Para cobrar este gravamen debe: 1. Existir  un documento público o privado, 2.  que el documento contenga una obligación, un crédito o una deuda, 3. que describa claramente en donde deben ser pagadas esas obligaciones o deudas y los requisitos que tienen, para ser  satisfechos, 4.  que describa un valor o cuantía  y  5.que  hable del  aspecto subjetivo  de las partes: deudor y acreedor.

Una vez el documento cumpla con estos elementos  se le gravará  el impuesto de timbre independiente de su naturaleza pública o privada. Existen tablas taxativas en el Estatuto Tributario donde se establecen  los documentos sobre los cuales  recae este impuesto que concretamente  están establecidos en los artículos 123 del Decreto 624 de 1989. Este impuesto  es cobrado  de manera tarifada para distintos trámites como : Pasaportes, Concesiones, Licencias, Visas, Autenticaciones consulares, etc.

Para entender como funciona este gravamen establecido por el Estado se debe tener en cuenta la diferencia entre un documento privado, un documento público y un  instrumento público.

  • Primero, el documento privado es aquel escrito que tiene libertad de  elaboración y no está sometido a formalidades legales  pues es producto  de las actuaciones de las personas en sus actividades ordinarias y no es emitido por una autoridad administrativa. Ej  La autenticación de una  declaración extra juicio.
  • Segundo, el documento público es aquel que  está sometido a unas formalidades legales y generalmente es expedido por una autoridad estatal. Ej. El registro civil de nacimiento.
  • Tercero, nos referimos a un instrumento público cuando estamos ante un escrito autorizado por un funcionario público y fruto del ejercicio de su cargo o funciones. Ej. Escritura pública.

Están obligados a  pagar el impuesto de timbre todas las personas jurídicas o personas naturales que otorguen, giren, acepten, emitan, suscriban a su favor o cuando realicen alguno de los  trámites gravados, mencionados en el decreto 624 del 89. El pago de este gravamen será  realizado ante  las autoridades retenedoras que establece la ley como notarios, entidades vigiladas por la  Superintendencia Financiera, Bancos, entidades que emitan títulos valores, etc.

Cabe señalar que  el impuesto es cobrado por los agentes retenedores de manera tarifada  sobre los servicios que esas entidades ofrecen,  ejemplo: escrituras  públicas en las notarías están expresamente tarifadas según su valor.

Por otro lado encontramos una base gravable  que gira alrededor del 0.5% sobre aquellos títulos valores que se otorguen en el país,  sobre documentos públicos y privados que  superen hoy en día 6.000 UVT  y  se cobra un 25% sobre actuaciones consulares que desplieguen  efectos en el país según el Estatuto Tributario.

Finalmente el no pago de este impuesto genera  distintas sanciones  jurídicas:

  1. No se deducirá el impuesto, cuando  en el documento  hay un valor indeterminado.
  2. Si el contribuyente no declara el impuesto de timbre, se le cobrará a manera de sanción 5 veces  el valor que ha debido pagar, según el numeral cuarto del  Estatuto Tributario.

Para el funcionario que incurra en las siguientes conductas irregulares en las entidades que recaudan:

  1. El funcionario que admita documentos o instrumentos gravados con el impuesto de timbre sin este haber sido pagado  por el valor previsto  en la ley, incurrirá en multa establecida por el Estatuto Tributario aplicada por la DIAN.
  2. El  que impida  u obstaculice la vigilancia fiscal de los funcionarios de hacienda, incurrirá en multas sucesivas.
  3. Los gobernadores y alcaldes que no presten apoyo a los organismos de control fiscal, en el recaudo del impuesto, serán sancionados con multas sucesivas  establecidas por el Estatuto Tributario.

 

De esta forma hemos dado las indicaciones básicas sobre el Impuesto de Timbre, para mayor información consúltenos en soportejuridico.com – Estamos a sus órdenes.