La importancia de la protección al consumidor.

El anterior 15 de marzo las asociaciones alrededor del mundo dedicadas a luchar por los derechos de los consumidores festejaron “el día del consumidor”. Se conmemoraba  la proclamación de los derechos de los consumidores  ante las Naciones Unidas hecha por el presidente  Kennedy. Esa manifestación  se transformaría  en el desarrollo de toda una línea de conocimiento del derecho privado, llamado derecho al consumo, ligado al estudio macroeconómico de los mercados y   políticas  económicas de cada país. Hoy, el derecho al consumo, es una de las ramas  en desarrollo en el mundo occidental. Esta área del conocimiento jurídico nació en 1960 como objeto de estudio de los casos  tratados contra las grandes automotoras de Estados Unidos, casos manejados   por  grandes abogados como Ralph Nadder, quien tiene un papel especial en esta rama.

El derecho al consumo o el derecho de los consumidores se refleja en las relaciones que cada uno,  como persona, tiene a la hora de comprar un producto o solicitar un servicio. Antes de permitir vender un producto, este debe ser revisado por entidades especiales, en  Colombia la entidad encargada de hacer estos controles a los productos que salen al mercado  es  ICONTEC.  En Europa  la entidad encargada por  directiva de la Unión Europea es l RAPEX,   que efectúa el test de calidad más minucioso y exigente del mundo.

Un aspecto importante del derecho al consumo y de la protección  del consumidor, es el que  se ejerce a la hora de  hallar en él  fallas o defectos que impiden su utilización  o  cuando este producto afecte nuestra salud  o nuestros bienes materiales como nuestras propiedades  o nuestro hogar. En Colombia  este derecho se regula a través de la ley 1489 de 2011.  Esta ley tiene una entidad  que se ha propuesto dar cabal cumplimiento a cada uno de los mandatos que  el  Estatuto del Consumidor ordena y es nada más y nada menos que la Superintendencia de Industria y Comercio, que está actualmente en cabeza del superintendente Pablo Felipe Robledo.   Durante su  mandato la SIC (Superintendencia de Industria y Comercio)  ha  sancionado empresas, por faltas al derecho de competencia y por ende al derecho al consumo, como el caso de los carteles del papel higiénico,  de los cuadernos y está tras  malas maniobras en la venta de  combustibles.

 El derecho al consumo  tiene   unos pilares fundamentales dados por la Corte Suprema de Justicia  de Estados Unidos y adoptados mediante trasplantes jurídicos a la Unión Europea y  Colombia. Esos pilares  están estipulados en el artículo 1 de Estatuto del Consumidor. Los principios fundamentales  son:

  1. La protección de los consumidores frente a los riesgos para su salud y seguridad.
  2. El acceso de los consumidores a una información adecuada, que les permita hacer elecciones bien fundadas.
  3. La educación del consumidor.
  4. La libertad de constituir organizaciones de consumidores y la oportunidad para esas organizaciones de hacer oír sus opiniones en los procesos de adopción de decisiones que las afecten.
  5. La protección especial a los niños, niñas y adolescentes, en su calidad de consumidores, de acuerdo con lo establecido en el Código de la Infancia y la Adolescencia.

 

Derechos y deberes del Consumidor-Superintendencia de Industria y Comercio

I

 Estos principios y derechos de los consumidores no se quedan  estipulados meramente en el papel sino que tienen instrumentos que las personas pueden y deben utilizar como son: la garantía de indemnidad y la garantía de conformidad, acciones propias de la relación de consumo.

La garantía de indemnidad es aquel instrumento jurídico  que asegura que el producto  ofrecido en el mercado es idóneo y seguro para su uso y goce.  La garantía de  conformidad  es la  que indica al consumidor que el producto  que va adquirir  es apto e idóneo para la destinación que este tiene. Garantías establecidas en el artículo 6 del Estatuto del Consumidor

Finalmente El Estatuto del Consumidor cuenta con acciones propias, como son la acción redhibitoria, mediante la cual, según la afectación por algún vicio, defecto o imperfección en el producto que impida su uso, proporcionalmente se devaluará su precio. Cuando el producto no sirve para su destinación, esta misma acción permitirá la recisión del contrato, es decir la devolución del valor y del producto anteriormente comprado.

También existen protecciones administrativas que facultan a la Superintendencia de Industria y Comercio a sancionar a todo aquel que atente contra una masa de consumidores, como fue el caso de los carteles del papel higiénico y faculta a la Superintendencia Financiera, cuando se perjudique al consumidor financiero.

La importancia de este derecho y de esta protección radica en que existe en el país una regulación y unos entes  efectivos para hacerla cumplir.