La Ley de las Pequeñas Causas.

 

La ley 1826/17 llamada “ La Ley de las Pequeñas Causas” es en realidad la Ley del Procedimiento Abreviado, pero se ha llamado así porque su propósito es adecuar el actuar de la justicia frente a la gravedad de los delitos o conductas punibles que afectan a los ciudadanos diariamente y les causan inmensas molestias, pero cuya cuantía no es tan grande como para reclamar el procedimiento lento y engorroso de la Ley 906/2.004, procedimiento penal ordinario, que conlleva 5 audiencias y aproximadamente 2 años de duración.

 En la nueva Ley 1826/17 el procedimiento penal abreviado consta solamente 2 audiencias y una duración de 6 meses .  Permite que la víctima, a través de sus abogados, presente la denuncia y las pruebas, pueda solicitar peritajes y ver resueltos sus problemas en un corto tiempo. Esa es la figura del acusador privado que puede remplazar a la Fiscalía, si considera que esta no le está agilizando su proceso con la debida diligencia.( Acto legislativo 06/2011).

Entonces los delitos, que requieren una querella y cuyo valor no excede los 150 salarios mínimos ( $ 103’418.100  pesos ) entran en la denominación de pequeñas causas y son materia de esta ley, que busca en primer lugar descongestionar los despachos judiciales y en segundo lugar atender rápidamente la solicitud de justicia por parte de la ciudadanía.

Los delitos cobijados por esta Ley  son: * Lesiones personales,- pero solo aquellos que no dejen secuelas que incapaciten a la víctima para trabajar-. * Inasistencia alimentaria. * Injurias. * Calumnias.* algunos delitos contra el patrimonio económico como el robo de celulares, “el raponazo” o el daño en bien ajeno. * Delitos contra los Derechos de Autor . * Algunos contra el orden social o económico. y * los Actos  de discriminación.

Anteriormente la ley juzgaba todos los delitos con el mismo sistema sin tener en cuenta la naturaleza del delito o la facilidad de recolectar las pruebas.Por ejemplo  se juzgaba con igualdad de procedimiento un genocidio que un hurto menor o la inasistencia alimentaria. Con la Ley 906/2004 se necesitan 5 audiencias: Imputación, Acusación, Preparatoria, Juicio Oral y Lectura del fallo. La Ley de Pequeñas Causas, en cambio, necesita solamente una primera audiencia concentrada en donde se hace la solicitud y se presentan las pruebas ante el juez y una segunda que adelanta la práctica de las pruebas y se define la inocencia o culpabilidad del procesado y ahí mismo se lee el fallo.

 Con la figura del acusador privado se agiliza el proceso de investigación. Por ejemplo en la inasistencia alimentaria,  seguramente la madre demandante conoce donde vive y  trabaja el padre del menor, sabe igualmente si este ha pasado sus bienes a testaferros, conoce de primera mano la cuantía de lo que gana el incriminado y puede llevar al juez una detallada explicación de los gastos necesarios para el desarrollo adecuado del hijo. Si esa señora tiene todo el acervo probatorio en sus manos, agiliza definitivamente la labor indagatoria de la Fiscalía.

Por otra parte esta ley permite que si un delincuente es sorprendido en flagrancia por la policía, este agente pueda acusarlo directamente y poner  el caso en conocimiento del juez.  También algo importante es que la ley castigará severamente a quienes reincidan en sus conductas punibles porque se llevará una base de datos y así se sabrá rápidamente cuantas veces ha infringido las normas y se  evitará que, como sucede en la actualidad, las reincidencias sean cuantiosas. .Se soluciona así mismo,  una de las causas por la que los ciudadanos preferían no denunciar esos actos que padecían con asiduidad, porque  sentían que la justicia no funcionaba  y los infractores eran dejados en libertad a los pocos días de haber sido aprehendidos.

El gobierno cree que con esta nueva ley se atenderán cerca de 400.000 procesos al año y se logrará mayor eficiencia en la justicia.

 

Consultanos en:http://soportejuridico.com/contacto