Problemas y responsabilidad civil extracontractual

Esta materia,  derivada de la lex Aquilea del Derecho Romano, es la que determina cuando  una persona  tiene la obligación de reparar al propietario de un bien que ha sufrido  un daño causado por el primero, porque es norma fundamental de la vida en común, que nadie puede causar daño injusto a otra persona y si lo hace debe repararlo.     

 Es primordial entonces,  analizar las distintas  doctrinas  que hablan sobre  la conducta del autor del daño. La primera de ellas es la clásica, la cual parte  del supuesto de que debe existir  culpa y dolo  de la persona que  presuntamente  ocasionó el daño porque, si no hay culpa y dolo, no hay  lugar a  establecer la obligación de reparación.  El primer exponente  de esta especialidad del derecho civil fue Jean Domat,  quien  argumentó que la culpa era el fundamento indiscutible de la responsabilidad y  a él le es atribuida la frase “No hay responsabilidad sin culpa”.

Esta expresión  fue rebatida por los precursores de la  teoría de la responsabilidad objetiva,  que han ganado  un importante espacio en la comunidad jurídica. Esta teoría dice que se debe reparar el daño causado con independencia si el autor tuvo culpa o no del hecho. Sin embargo los  seguidores de Domat,  critican que la responsabilidad objetiva  es una teoría injusta,  pues el causante del daño responde  por el hecho de ocasionarlo, con culpa o sin ella.

La concepción legal colombiana,  establecida en el artículo 2341 del Código Civil,  considera  que quien ha generado un daño está obligado a su indemnización, independientemente de la pena que la ley le imponga por su delito.

Teniendo en cuenta lo anterior corresponde preguntarse: ¿cómo es su aplicabilidad en el diario vivir?

Generalmente este régimen de responsabilidad se aplica  en aquellas actuaciones en las que no existe contrato  de por medio, sino que la responsabilidad  proviene de los hechos jurídicos. Es por este motivo que se asocia  a la responsabilidad por accidentes de tránsito y tiene una amplia aplicación  en el derecho de seguros. En un segundo ámbito la responsabilidad civil extracontractual también coexiste  con la responsabilidad penal, pues como lo dice el artículo anteriormente mencionado (artículo 2341 del Código Civil)  esta carga indemnizatoria no excluye de la carga punitiva,  porque contienen  objetos  diferentes  y por tanto no se excluyen entre sí , es decir, son acumulables. De ahí que el delito  también es fuente de responsabilidad patrimonial  en cabeza del autor  y es por eso que durante los  procesos penales  los jueces generalmente explican las diferencias  entre las dos responsabilidades. La responsabilidad penal  hace referencia a la sanción jurídica y medida de aseguramiento  y  la responsabilidad civil busca resarcir económicamente a la víctima.

Una vez abordado este punto,  debemos referirnos al nexo que existe entre el derecho de seguros  y la responsabilidad extra contractual, en la medida en que son las aseguradoras quienes usan estos  mecanismos jurídicos o protecciones, mediante los cuales terceros asumen  las indemnizaciones, tras daños ocasionados y protegen el patrimonio del beneficiado o adquirente. Las aseguradoras  brindarán  la protección jurídica y económica, una vez  el beneficiado sea declarado  jurídicamente responsable por los daños ocasionados. Las pólizas de seguros  cubren hasta determinados montos,  dependiendo de la  cobertura del riesgo.  Un claro ejemplo de este tipo de pólizas de responsabilidad extracontractual son  los seguros para accidentes automovilísticos las cuales ofrecen: acompañamiento jurídico penal y civil,  protección patrimonial y cubrimiento de perjuicios morales.

Finalmente  otro aspecto de la vida en que se manifiesta esta especialidad del derecho civil  es en la relación entre  productores, proveedores y el consumidor final. El Derecho al Consumo ha generado revuelo  y  se consolida como una rama   del derecho comercial,   pues es allí donde se explican,  por ejemplo, las responsabilidades   causadas  por un producto defectuoso.

En  este punto debemos partir del hecho, que en el campo de los problemas que se originan en la producción de bienes y servicios  para el  consumo masivo, las leyes civiles son  débiles en comparación de las  protecciones que brinda el Estatuto del Consumidor, con varias décadas de funcionamiento y experiencia en el tema. Algunas protecciones son:

  1. La responsabilidad es objetiva y solo la causa extraña exonera de responsabilidad.
  2. Solidaridad entre productor y expendedor.
  3. Cubre daños en la persona y en sus bienes.

 

Bibliografia:
Velásquez Posada, O. (2000). Responsabilidad civil extracontractual (2nd ed.). Bogotá.Universidad de La Sabana.Temis.