La seguridad social, un derecho y un deber de todos.

La Constitución Colombiana define la Seguridad Social como un derecho fundamental y un servicio público esencial , prestado por organizaciones públicas y privadas,  cuya finalidad es el bienestar de la población logrando mejorar su calidad de vida, es decir que el Estado debe garantizar que todas las personas puedan tener una vida acorde con la dignidad humana. La Seguridad Social está consagrada en todas las Constituciones modernas y en las Declaraciones Internacionales sobre derechos humanos.

Este derecho fundamental es expresión de los principios de igualdad  y  universalidad, para no dejar por fuera a ningún colectivo por pequeño que sea, pues  son derechos   inherentes al solo hecho de existir y vivir en sociedad. Por ello se deben  proteger  en forma explícita a menores huérfanos o abandonados, niños y jóvenes  víctimas de abusos sexuales y de cualquier otro orden, personas discapacitadas, enfermos crónicos o con enfermedades terminales como el sida,  los alcohólicos, los emigrantes, los reinsertados etc.

El Sistema de Seguridad Social  es un conjunto de políticas públicas destinadas a disminuir la vulnerabilidad de las personas y las familias al servir de soporte en los casos fortuitos o eventuales que son factor de descompensación económica y llegan a impedir  cubrir las necesidades humanas básicas diarias.

El Sistema de Seguridad Social  comprende por lo tanto diferentes actores como el Estado,  la Sociedad,  y los mismos individuos. Además involucra a las Instituciones públicas o privadas que prestan los servicios y obviamente se basa en los recursos para desarrollar cada uno de los programas. Este Sistema está regido en el marco de la Ley 100 de 1.993, que reúne un conjunto de normas y procesos para garantizar la protección y la asistencia social de todos los colombianos.

Las Pensiones, la Salud, el Trabajo y los Riesgos Laborales y unos servicios complementarios son las áreas cubiertas por el Sistema de Seguridad Social en Colombia,  que  busca en primer lugar  garantizar las prestaciones económicas y de salud a quienes si tienen una relación laboral  y la capacidad económica suficiente para afiliarse al sistema y en segundo lugar lograr mediante mecanismos solidarios cubrir esas mismas necesidades de quienes no tienen esa capacidad económica como campesinos, indígenas, algunos trabajadores independientes o informales, algunos artistas, deportistas, madres comunitarias y otros. Por ejemplo la Ley ordenó formar en el Fondo de Solidaridad una sub-cuenta que protege a otros grupos de población  como indigentes y personas en estado de extrema pobreza.

Los componentes del Sistema son: El Sistema General de Pensiones, el Sistema General de Salud, el Sistema General de Riesgos laborales.

Las entidades que lo conforman son: - Las E.P.S. o Entidades Promotoras de Salud. – Las I.P.S. o Instituciones  Prestadoras de Salud.- Las A.F.P. o  Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías.- Las A.R.L. o Entidades Administradoras  de Riesgos Laborales.

 Ellas están complementadas por otra serie de instituciones  como las Cajas de Compensación, el Sena, El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y el FOSYGA. Todas estas entidades en conjunto buscan  dar  cobertura  integral a las necesidades socialmente reconocidas, que menoscaban la salud y la capacidad económica especialmente por enfermedad, accidentes, maternidad, pérdida del empleo entre otras.

El Sistema de Seguridad Social es un derecho pero también un deber para cada ser humano que debe sentirse obligado a aportar a este régimen  para mejorar gradualmente  el aparato gubernamental y así contribuir al bienestar general que redunda en beneficios para todos y cada uno de quienes vivimos en este país.