La sucesión, la herencia y el testamento.

Etimológicamente la palabra Sucesión quiere decir “sustituir un sujeto por otro en la titularidad de su dinero, propiedades, derechos u obligaciones”.

 La Sucesión es un hecho jurídico que nace con la muerte de un ser humano y termina con la adjudicación de sus posesiones, hecha por el juez, a sus familiares llamados asignatarios.  Las Sucesiones son la forma de adquirir total o parcialmente los bienes de una persona, cuando esta muere.  Si esa persona no ha dejado testamento, la ley tiene muy en cuenta el grado de  parentesco  con el difunto, como lo asignan las normas reguladas en el Código Civil Colombiano, para entregar esas fortunas.

Coloquialmente se dice que esos bienes se entregan en el siguiente orden: hacia abajo ( hijos) hacia arriba ( padres) y hacia los lados ( hermanos) y finalmente el estado con el I.C.B.F. Esto que parece tan simple tiene muchas implicaciones sociales y económicas, que deben ser analizadas cuidadosamente. Si usted tiene dudas en estos temas, por favor contáctenos en SOPORTE JURÍDICO.COM y uno de nuestros abogados, expertos en derecho de familia, lo asesorará.

Veamos algunos conceptos: Parentesco es el vínculo, o enlace de las personas ya sea por consanguinidad, afinidad o parentesco legal o civil.- La consanguinidad indica vínculo de sangre, entre esas personas, en línea directa ascendente o descendente  (papas, hijos, abuelos) o en línea colateral, transversal u oblicua de quienes tienen un mismo tronco común, pero no descienden directamente los unos de los otros (tíos, primos). La afinidad es la relación que se forma con personas consanguíneas de otra, unida a la primera por una relación legal o civil. Ejemplo: La suegra tiene afinidad en primer grado con el yerno. La relación legal o civil,  es  la que se causa por un hecho jurídico como es el matrimonio o la adopción-.

En las sucesiones debe existir pues una relación entre el causante que es el que fallece y los causahabientes que son sus herederos y esas relaciones tienen grados de prioridad que se tienen en cuenta por el juez, al momento de dar su veredicto. Ejemplo: los hijos son consanguíneos en primer grado y los nietos lo son en segundo grado. Pero si un hijo del causante ha fallecido con anterioridad, los nietos tienen el derecho  de representación y pueden  recibir la herencia de su padre muerto. En este caso cuando no existe testamento, es necesario hacerse representar por un abogado.

La sucesión es testada si el occiso dejó un testamento donde consigna su voluntad acerca de cómo quiere que se distribuyan sus bienes, es universal si deja todos sus haberes a un solo asignatario pero también puede nombrar a varios distribuyendo sus cosas, nombrándolos de modo singular. El testamento es condicional si la persona estipula que el asignatario debe cumplir con hacer o no hacer determinada acción, como que se le entrega el dinero si obtiene su grado universitario o contraiga matrimonio. Es incondicional si no pone ninguna condición para que se entregue la herencia.

Pero hay unos requisitos que impone la ley para poder ser beneficiado con los bienes dejados en un testamento: que exista la persona natural (no jurídica), que sea una persona capaz y que no haya sido declarado judicialmente indigno.

El testamento es revocable por el testamentario todas las veces que lo desee, mientras viva, pero están impedidos para testar todos los que no pueden expresar por escrito claramente su voluntad, el que ha sido declarado interdicto o que tenga algún tipo de demencia y todo aquel que no esté en pleno uso de sus facultades mentales.

El testamento se puede registrar en cualquier notaria del país y realmente su costo es muy bajo. Para hacerlo no necesita abogado, pero si desea que le indiquen todas las posibilidades aconsejándole la mejor manera de elaborarlo o de recibir su herencia.