Los derechos de las niñas, niños y adolescentes – Ley 1098 de 2.006.

Los derechos de las niñas, niños y adolecentes menores de 18 años, están claramente tipificados en el Código de la Infancia  y la Adolescencia – Ley 1098 de 2.006  y en ella se detallan todos los derechos de estos menores y los deberes para con ellos de la familia, la sociedad y el Estado para asegurarles el desarrollo armónico, integral, normal y sano, en el seno de una familia en un ambiente de felicidad, amor y comprensión.

Para lograr ese objetivo es importante tener en cuenta diferentes puntos de vista o sea velar por su correcto desarrollo físico, psicológico, afectivo, intelectual y ético así como la plena evolución de su personalidad teniendo en cuenta las aptitudes propias de cada uno de ellos según su edad, su raza y su posición dentro  del entorno  familiar y  social.

Esos derechos de los menores están consagrados en las normas internacionales, en la Constitución Política y en las leyes colombianas. Son de carácter irrenunciable y lo principal… son prevalentes frente a los derechos de otras personas, por ello en todo acto o decisión, ya sea administrativa o judicial, se tendrá en cuenta por parte de la autoridad  que siempre se debe aplicar la norma que favorezca, en primer lugar, al menor involucrado.

Los padres, los tutores o las personas que tienen bajo su cuidado a un menor, deben formarlo y enseñarle el correcto ejercicio de sus derechos y como no infringir sus deberes, para que puedan crecer y desarrollarse integralmente sin problemas o preocupaciones que no corresponden a su condición de menor.

Hablaremos en este escrito de algunos de sus derechos:

 El derecho a la PROTECCIÓN.

Esto quiere decir que no se pueden dejar en abandono físico, afectivo o emocional. No pueden ser objeto de explotación de ninguna clase como obligarlos a trabajar en vez de estudiar o volverlos parte de actividades ilícitas como la recolección, distribución o comercialización de sustancias  psicoactivas, no deben ser estimulados a cometer ningún acto en contra de su dignidad como incitarlos a la prostitución o hacerlos objeto de violación carnal o actos sexuales. Por supuesto no pueden ser secuestrados ni involucrados en organizaciones al margen de la ley o que se hallen en guerra o conflictos armados .La protección incluye también cuidarlos de peligros físicos que por su edad no pueden ser previstos por ellos.

El derecho a la ALIMENTACIÓN.

Por alimentación se entiende que, los padres y personas responsables de los niños, deben proveerles de todas las cosas que son necesarias para su vida diaria y su sustento como la habitación, el vestido, la asistencia médica, la recreación, la educación y la comida.

Los padres que evaden el cumplimiento de esta obligación, con la excusa de no convivir con la pareja por ejemplo, tienen que asumir frente a la ley las consecuencias negativas de su conducta y en esos casos los jueces pueden, en determinadas ocasiones decretar hasta que la cuota alimentaria se le cobre en forma retroactiva acudiendo a mecanismos muy conocidos por los abogados de familia.

Otro derecho importante es el de IDENTIDAD.  Quiere decir que un bebé desde que nace, tiene derecho a tener un nombre y una filiación que lo identifique y  una nacionalidad. Para ello es necesario inscribirlos en el Registro Civil lo más temprano posible.

Los menores tienen muchos otros derechos. De ellos hablaremos en otra oportunidad, pero si usted tiene algún problema con un infante, un menor o un adolecente no dude en contactarnos en SOPORTE JURÍDICO nuestros abogados expertos en Derecho de Familia le darán la más completa y veraz información para solucionarlo.