¿Qué diferencias hay entre sociedades de capital y sociedades de personas?

 Frecuentemente  los emprendedores a la hora de comenzar un negocio, por ignorancia o  impracticabilidad,  no sabemos cuál es la organización social  que requiere  la actividad económica. Cuestión que es realmente fundamental a la hora de  emprender. Las empresas o  personas  jurídicas se crean  a través de la celebración de un contrato social.  Contrato que  debe encajar  con el negocio que se tiene en mente.  De tal manera que el contrato social debe  ser como un traje, hecho a la medida. Así la empresa  una vez constituida cumplirá con todos los  elementos  que usted requiere para la explotación económica. Para ello es imprescindible entender  en qué consisten las  sociedades por capital  y las sociedades de personas y las diferencias entre los elementos que las estructuran.

Primero expondremos   el  esquema asociativo  de mayor auge  en el mundo actual de los negocios que son  las sociedades de capital. Estas se definen como aquella asociación de personas que en virtud de su aporte dinerario configuran  un esquema de sociedad. El aporte económico de cada socio   es fundamental para fijar las responsabilidades pues cada socio responderá hasta el moto aportado a la sociedad. Las sociedades de capital tienen un elemento que las caracteriza y que la doctrina jurídica la a clasificado  como elemento esencial de su constitución  la libre  negociación de acciones facultad que permite transferir o vender  las acciones a cualquier persona.

Adicionalmente, las sociedades de capital dividen su patrimonio en 3 en un capital autorizado, capital suscrito y capital pagado. De esta manera es fácil en estas sociedades determinar el capacidad de endeudamiento. Finalmente, las sociedades de capital delegan las decisiones a un órgano consultivo que debe aparecer en el contrato social y que asesoran al gerente en el giro de los negocios de la sociedad.  Esas decisiones se toman por voto  y cada socio tendrá un determinado numero de votos, dependiendo de las acciones que este posea. Al respecto conviene añadir que los socios de las sociedades de capital por tiempo limitado podrán acceder a los libros de contabilidad que ellos requieran o soliciten.

Quedando definido el tema de la sociedad de capital  entramos a definir la   sociedad de personas la cual debe entenderse como aquella  empresa que   tiene interés  en las calidades personales de cada uno de los socios y no en el capital que aportan. Por esta razón, en derecho de sociedades,  el elemento Intuito personae es un elemento esencial del contrato de social  de este tipo de sociedades el cual debe ser suficientemente claro.  Por consiguiente la responsabilidad de cada uno de los socios en este tipo de sociedades es solidaria y  no tiene en cuenta el aporte dado por los socios para la constitución de la sociedad.

Finalmente, cabe señalar que las sociedades de personas son empresas cerradas, es decir,  que la transferencia de cuotas de participación, mas no acciones, es extremadamente restringida pues el ingreso de un nuevo socio requiere el aval de todos los socios anteriormente incorporados y una reforma de los estatutos de la sociedad. La función administrativa puede estar en cabeza de los socios como también puede delegarse a uno de ellos o a un tercero siempre y cuando se establezca en los estatutos. Adicionalmente, los socios siempre poseerán un voto para la toma de decisiones importantes. De lo anterior concluimos que  los socios de estas compañías generalmente tienen un papel activo en la sociedad y por tanto pueden inspeccionar en cualquier momento los libros de la sociedad.