¿Qué hacer con un inquilino que no quiere desocupar la vivienda arrendada?

El principal dolor de cabeza de los propietarios o arrendadores de bienes inmuebles destinados a vivienda urbana es cómo lograr que una vez terminado el contrato o cuando se incumpla con este se entregue o desocupe el bien arrendado.

Así que, para lograr tal fin existen tres opciones a las que puede acudir el arrendador para que el arrendatario entregue el bien y son:

  1. Arreglo directo
  2. Conciliación
  3. Proceso de restitución de bien inmueble arrendado

En el primer evento, se sugiere que una vez cumplidos los requisitos para dar por terminado el contrato en cualquier evento, se intente un ARREGLO DIRECTO con el arrendatario con el fin de que de manera amigable se estipule fecha de entrega del inmueble sin que incurran en gastos dinerarios o de tiempo.

En el segundo caso, cuando la vía directa no sea posible, podrán citar al arrendatario a una AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN prejudicial ante un centro de conciliación autorizado por el Ministerio de Justicia y del Derecho, con el fin de que por medio de un tercero imparcial se busque un arreglo con el inquilino sobre la entrega del inmueble y el pago del dinero adeudado si es el caso, si este llegare a incumplir lo allí acordado el acta de conciliación servirá para acudir a un juez con el objeto de que decrete el desalojo del arrendatario y además podrá iniciar el proceso ejecutivo para el cobro del dinero adeudado, esto en caso de existir mora.

Evitándose con la audiencia de conciliación incurrir en gastos de abogados y procesos, además por ser un mecanismo alternativo de solución de conflictos es mucho más ágil, dando la opción de ponerle fin al inconveniente de mutuo acuerdo y en corto tiempo.

Finalmente, si no se llevan a cabo satisfactoriamente las dos alternativas anteriores se deberá adelantar el PROCESO DE RESTITUCIÓN DE BIEN INMUEBLE ARRENDADO, con el fin de que por medio de abogado se instaure la demanda y sea un juez el que después de escuchar a las partes y evaluar las pruebas, ordenará el desalojo del bien objeto del conflicto de ser necesario con intervención y ayuda de la policía.

Recuerden que para evitar confusiones y posibles errores respecto al actuar entre las partes (arrendador y arrendatario) es necesario que desde el contrato de arrendamiento, hasta los requerimientos o pre aviso de la terminación del contrato por cualquier causa estipulada en la ley 820 de 2003 se hagan de manera escrita y enviado por correo certificado, con el fin que estos sirvan como prueba en un eventual pleito.

Otros artículos que te pueden interesar:

Formas de terminar un contrato de arrendamiento de vivienda urbana