¿Quieres crear empresa y no sabes qué tipo societario te conviene?

Un tema de gran interés para los colombianos sin importar donde se encuentren y por el cual preguntan a diario es ¿Cómo crear empresa en Colombia? Y por esto, Soporte Jurídico relaciona algunos de los aspectos más relevantes que se deben tener en cuenta para tal fin como lo son: tener clara la idea de la actividad económica con la cual se pretende generar utilidades; contar con capital para desarrollar la idea cumpliendo los requisitos de ley y tener la asesoría jurídica adecuada para hacer efectiva la idea y hacerla realidad.

Ahora, una sociedad es un contrato donde las personas que lo firman se obligan a cumplir lo allí estipulado, en este caso a hacer un aporte con el fin de repartirse las utilidades obtenidas en la empresa, así pues, el contrato  de una sociedad son los estatutos sociales, en los cuales se estipulan de manera clara los deberes, obligaciones, prohibiciones y parámetros en los que se debe ceñir el actuar de la sociedad, sus socios o accionistas, para que una vez se constituya legalmente esta sociedad nazca una persona jurídica diferente a los socios.

Tipos de sociedades a la hora de crear empresa

Entrando en materia, las sociedades en Colombia se dividen inicialmente en dos: sociedades de personas y sociedades por acciones, las primeras son aquellas que se constituyen de acuerdo a la calidad de los socios respondiendo estos de manera ilimitada hasta con su patrimonio personal y la segundas son aquellas que se constituyen de acuerdo a la capacidad económica de la persona, es decir de acuerdo al aporte de capital que hagan así mismo responden.

Para determinar qué tipo de sociedad es conveniente crear, se deben determinar algunos aspectos importantes tales como ¿Cuántos socios van a ser? ¿Qué tipo de responsabilidad van a adquirir? ¿Cuál es la forma en que quieren constituir la empresa? ¿Cuál es el nombre que van a usar? ¿Qué tipo de aporte van a hacer? ¿Cuál es el objeto social? Una vez se tengan las respuestas a los anteriores interrogantes es posible determinar el tipo societario más adecuado según sus necesidades o requerimientos.

Los tipos societarios existentes en Colombia se encuentran regulados en el Código de Comercio el cual estipula desde su artículo 98 hasta el 514 las clases de sociedades que se pueden constituir legalmente, como lo son: sociedad Colectiva, sociedad encomandita simple, sociedad encomandita por acciones, sociedad limitada, sociedad anónima y sociedad por acciones simplificada, esta última incluida recientemente regulada por la ley 1258 de 2008.

Y así, una vez escogido el tipo societario más conveniente se determinan los pasos que se deben seguir para el registro y matrícula ante Cámara y Comercio como ente regulador, además de los que sean necesarios según el tipo societario correspondiente.

Inversión extranjera a la hora de crear empresa

Ahora, es de anotar que la ley Colombiana permite la inversión extranjera sin mayores requerimientos, ya que a diferencia de otros países permite las siguientes situaciones: primero, admite la participación de extranjeros o Colombianos resididos en el extranjero para formar parte una sociedades nacionales como socios o accionistas y segundo acepta que estos puedan crear empresa sin que necesiten para su constitución personas o socios nacionales, únicamente será necesario ante cámara y comercio que el ciudadano extranjero cuente con cédula de extranjería o pasaporte vigente para realizar el registro.

Además, no es necesario que el extranjero o colombiano residido en el extranjero venga a Colombia para proceder con la constitución y registro de una sociedad, ya que los trámites ante cámara y comercio podrán realizarse por medio de poder donde se otorguen las facultades necesarias a la persona en Colombia que vaya a realizar los trámites respectivos, documento que tiene que estar debidamente autenticado y/o apostillado por la autoridad facultada para esto.

 

Finalmente, Soporte Jurídico ofrece sus servicios para asesorar, guiar, realizar estudios jurídicos sobre las necesidades o exigencias del cliente con el fin de determinar qué tipo societarios le conviene más, hacer acompañamiento en los trámites que sean necesarios para crear la misma y/o actuar en el nombre y representación del cliente que se encuentre fuera del país y que por medio de poder nos otorga la facultad para constituir una sociedad esto siempre y cuando cumpla con los requisitos señalados por la ley para este actuar.