Uso de los títulos valores

Los títulos valores son la esencia del derecho comercial. Este derecho apátrida y libertario que  surgió bajo  la tutela y libertad de los comerciantes, logro su  exponencial desarrollo a través de  documentos inéditos que facilitaron las relaciones  entre los comerciantes de distintas nacionalidades. La historia   de esta institución comienza con la  creación de la banca en la Edad Media  y  el nacimiento de un incipiente derecho comercial,  fundamentado en la  letra de cambio  o Cambium per literas. La esencia de los títulos valores proviene del derecho Anglosajón, pues fue en este sistema jurídico  donde   se estructuraron los elementos que aun componen los títulos valores y que han sido  transmitidos  a nuestros sistemas jurídicos a través de los famosos  legal transplants.

¿Cómo se regulan los títulos valores en Colombia?

A los títulos valores se les concibe  como papeles de comercio o  instrumentos negociables o títulos circulatorios. Su definición  jurídica  es la siguiente:  Se define como títulos valores aquellos documentos destinados a la circulación, que son idóneos para conferir de modo autónomo  la titularidad de un derecho  a quien se halle como poseedor del mismo y por tanto presuntamente titular del derecho que se desprende del título valor.

Para entender este tema tan interesante del derecho comercial y  su régimen  en el Código de Comercio  debemos hablar del surgimiento del primer título- valor, aun hoy existente: la  letra de cambio. La letra de cambio es  sin lugar a dudas la piedra sobre la cual se edificó  esta subespecialidad del derecho comercial.  Este  titulo valor, el primero de todos, surgió como solución  para evitar que los comerciantes trasladaran sus mercancías y dinero continuamente para efectuar  transacciones comerciales  y  ser víctimas  de ladrones en los oscuros caminos  del medio-evo en Europa. Este documento  surgió de la aceptación  del compromiso del pago de una determinada cantidad monetaria,   a cambio del documento  que  representaba  una determinada mercancía. Es este uso  el que le dio el nombre de “literas cambium”.

En el Código de Comercio, a partir del título tercero, se regula  el uso de estos  documentos comerciales. Para aclarar el funcionamiento de este tipo de papeles, debemos hacer referencia a los principios básicos por los cuales los títulos-valores son instrumentos de los comerciantes, que les facilita a ellos su actividad.

El principio que nos permite identificar la existencia de un título valor es el principio de la instrumentación. Este principio nos indica que el título-valor  es un documento  que deriva de la existencia de un derecho real, derecho que puede ser transferible por medio de este papel-valor, pues su naturaleza  le permite ser de fácil circulación. En la medida que exista ese derecho,  el título es el que legitima  el ejercicio del mismo, siempre y cuando contenga las características que impone la ley a estos documentos fundamentados en la interpretación de los artículos 619,620,622 y 645 del Código de Comercio.

El segundo principio fundamental es la unidad material, el cual afirma que en el título-valor deben figurar expresiones  específicas mencionando el derecho, lugar de cumplimiento, las obligaciones  y la firma de su constituyente, según los artículos 621 a 625 del Código de Comercio.

Igualmente  y en el mismo sentido que el anterior principio mencionado, es fundamental que en el documento esté la indicación de la existencia de un derecho incorporado al título. Igualmente, debe indicar la obligación que este derecho refleja. De ahí que podamos hablar de que los títulos valores tienen distintos contenidos.(Artículo 619 del Código de Comercio)

El primero de ellos cuando el título refleja una deuda o un crédito. El segundo, cuando el título refleja una participación de una sociedad comercial. Ejemplo: las acciones. El tercero cuando el documento refleja un derecho transferible a un tercero  o   cuando  contiene un derecho real transferible  a través del traspaso del título, pues ese documento representa el dominio que se tiene sobre el bien.

Finalmente, el principio de subscripción,  que es mediante el cual las personas se obligan a cumplir con el contenido  específico del título valor a través de su firma la cual es expresión de conformidad con el contenido  del texto del título- valor.

 

Para mas informacion consultenos en: soportejuridico.com/contacto